Juan Flores lleva siendo organizador de la Talajara B-Pro desde que ésta prueba diera sus primeros pasos. Por ello, conoce esta marcha cicloturista de montaña mejor que nadie. Así, asegura haber aprendido año a año que nunca deben dar nada por sentado en un evento de estas características. Con fe en la cantera gracias a la Talajara Mini, él mismo es quien revisa los recorridos días antes de que se dé la salida.

¿Qué destacarías de Talajara B-Pro que la diferenciase de otros eventos de similar categoría?
La atención al participante. Desde la organización de Talajara siempre hemos querido que los participantes sean lo más importante.

 ¿Cómo se deciden los recorridos de una cicloturista de montaña como ésta?
Muchas vueltas y vueltas por la zona buscando unos recorridos que tengan sentido, tanto deportivamente como a nivel paisajístico.
Siempre tratamos de pasar por los sitios más característicos y emblemáticos de la zona, poniéndolos en valor.

¿Los revisan y prueban antes de la gran cita?
Como mínimo dos veces en las semanas previas, tanto en bici como en otros vehículos, motos y todo terrenos… Hoy precisamente yo le he dado una vuelta completa a los dos recorridos para ver si había algún problema en los mismos.

De las dos grandes distancias de esta prueba, ¿cuál consideras más dura técnicamente?
Las pruebas más que duras técnicamente, son duras por su longitud, ¡hay que estar hecho a estar varias horas encima de una bici y tener el culo curtido!

¿Es apta Talajara B-Pro para todos aquellos ciclistas que quieran probar en montaña?
Son perfectas, ya que su dificultad técnica es muy baja… Las mejores para tener en el currículum una prueba de larga distancia.

¿Por qué decidieron que la prueba pasase a ser no competitiva? Hasta 2016 lo fue.
Nunca han sido competitivas, siempre han sido marchas y no hay premios para los ganadores, lo importante es llegar. Eso no quita para que muchos ciclistas se las tomen como una carrera y las hagan a todo gas…

Con 4000 ciclistas inscritos, ¿existe alguna dificultad para la organización a la hora de coordinar a todas las partes implicadas para que todo salga bien?
Existen tantas complicaciones como participantes hay, ya que cada uno es un mundo y quiere cosas diferentes de la organización. Pero lo que intentamos es anticiparnos a todo lo que pueda suceder y ponerle remedio lo más rápido posible, en la organización somos más de 250 personas.

Después de años organizando Talajara B-Pro, ¿qué han aprendido a lo largo de este tiempo que les ha servido para mejorar la prueba?
Que no te puedes confiar nunca, y que por muy seguro que estés de algo, lo mejor es estar preparado por si surge alguna contingencia.

En la programación se incluye una marcha para niños, la Talajara Mini. ¿Qué les gustaría promover con esta marcha “mini”?
Nuestro principal objetivo es hacer cantera, la venimos celebrando desde la primera edición hace 11 años y ya tenemos gente que se ha pasado a las marchas largas y empezaron con la de iniciación.

¿Qué supone para la zona donde se celebra un evento deportivo de la talla de la Talajara B-Pro?
Para la zona todo son ventajas, desde que esos municipios por donde transcurre sean conocidos, no sólo por participantes sino por amigos y demás, hasta el impacto económico que tiene sobre toda la zona. Por ejemplo, la ciudad de Talavera tiene a tope los hoteles y restaurantes ese fin de semana, este tipo de eventos son siempre muy beneficiosos para los comercios y demás.