Sixto Jiménez es seleccionador español de vóley playa, fue jugador olímpico y, aunque mucho no lo sepan, vive y trabaja en el sur de Tenerife. Hasta allí se trasladó hace ya unos años, cuando su vida laboral y personal se vinculó a la isla. Destaca que en Canarias puede practicarse vóley playa todo el año, debido a las buenas condiciones climáticas, y que son una buena cantera de jugadores quizá por esa misma razón. De este deporte dice que cuando empezó “le encantó”, pero que a pesar de la evolución de los últimos años, “no sabemos venderlo”.

  1. Ha participado en los Juegos Olímpicos como deportista y como seleccionador. ¿Qué prefiere, jugar o entrenar a los deportistas?

De las dos maneras he disfrutado, pero pienso que he disfrutado más jugando. Pienso que sí. Ya no me acuerdo, porque fue en Atlanta ’96, pero tengo muy buen recuerdo como jugador, se disfruta más. Como entrenador se disfruta muchísimo, pero te pone más nervioso, así que como jugador, diría yo.

  1. En su extensa carrera encontramos el vóley pista y el vóley playa. ¿Por qué cambió uno por el otro?

Cuando yo empecé no había vóley playa, ni lo conocía, muy tarde. En España empezó el primer circuito español en el 91, al primer campeonato de España fui yo, y lo conocí en ese año. Me encantó y a raíz de ahí ya me dediqué plenamente a ello, y no me arrepiento, estoy muy contento. Es un deporte que me apasiona, me gusta muchísimo más que el vóley cancha.

  1. Actualmente es una figura importante del vóley playa. ¿Cómo lleva ese papel?

Soy conocido en el nivel de vóley playa,  y tampoco es que tengamos muchos fans, ni nada por el estilo, ni muchos seguidores, pero lo llevo bien, normal. Yo soy una persona muy tranquila, no me gusta el protagonismo, lo llevo bien, no tengo ningún problema y la gente me aprecia por lo que soy como persona y no por lo que he conseguido.

  1. De Huelva a Tenerife, ¿por qué el cambio?

De Huelva me fui a Mallorca, a jugar profesionalmente, el mejor equipo de España. Luego jugué una temporada en Cisneros, en Tenerife, y volví otra vez a Mallorca, y en el año 93 ya regresé a Tenerife, y desde el año 93 estoy ahí en el sur de la isla, trabajando en el ayuntamiento de Arona, y allí empezó el vóley playa nacional a ser profesional, ahí empezamos el equipo nacional, que fuimos a los primeros Juegos Olímpicos, de la historia del vóley playa, que fue en Atlanta ’96, donde conseguimos el quinto puesto.

  1. Es un privilegio contar con un entrenador de su nivel en las playas de Tenerife, en este caso de Arona. ¿Cómo es que termina en las playas de este municipio?

Ya lo conocía, porque ya en el año 84-85 jugué en el Cisneros, y ya había venido al sur de la isla y cuando ya empecé a jugar en Mallorca a vóley playa tenía mi novia, que fue mi mujer después, y vivía en Los Cristianos y dije “es el sitio ideal para hacer vóleibol todo el año”. Pues decidimos venirnos y no fue mal, después le propuse a la federación que aquí el clima era bueno y se podía hacer todo el año. La federación vino, lo comprobó y por eso estoy ahí, por el vóley playa y porque mi mujer vivía aquí, entonces por eso vine.

  1. ¿Es la isla una buena cantera para vóley playa?

Sí, la isla es una buena cantera porque se puede hacer vóley playa todo el año entonces, aquí siguen los mejores jugadores. Los del equipo nacional aprendieron a jugar aquí, y la mejor cantera de España ha salido de Canarias, aunque algunos no sean canarios pero aquí se suele jugar y han venido aquí y han aprendido. En las categorías inferiores, la Comunidad Autónoma de Canarias casi siempre gana todos los campeonatos.

  1. ¿Cree que el vóley playa está correctamente tratado como deporte?

No, no está tratado porque es un deporte maravilloso, que ahora estamos jugando el campeonato de Europa,  en Holanda, está lleno, la gente paga por ver los partidos y en toda Europa tiene mucha divulgación y muchos adeptos a este deporte. En España no sé si será porque no sabemos venderlo, por lo que sea, que tampoco hay torneos, hay un circuito, pero hablo de nivel internacional, y la gente sí conoce a la pareja española pero yo creo que no le damos el mérito que tiene este deporte.

  1. ¿Ha evolucionado este deporte en los años en que usted lo lleva practicando?

Evidentemente, ha evolucionado muchísimo, no tiene que ver nada cuando yo empecé a jugar que hoy en día. Tenemos la mejor pareja que ha habido en la historia, hemos ido a todos los campeonatos, a los Juegos Olímpicos, campeonatos del mundo, campeonato de Europa,  hemos quedado subcampeones olímpicos, hemos quedado quintos del mundo, en el ranking siempre estamos entre los diez mejores de mundo, hemos quedado tres años seguidos terceros del mundo, el ranking mundial, en fin. Somos una de las mejores parejas del mundo y cada vez se ven más chicos jóvenes para el equipo nacional. De las categorías inferiores, casi todos los que hay son canarios, de chicos, hablo. Y siguen saliendo, seguimos trabajando en Canarias, la federación canaria trabaja muy bien para que salgan estos nuevos valores para un futuro.

  1. ¿Qué le queda por conseguir como deportista y como entrenador?

Como entrenador, conseguir unos Juegos Olímpicos, subcampeón olímpico, un subcampeonato, medalla de plata en Atenas es el logro más grande que he conseguido en la federación española en vóley playa, en vóley pista, en todo, nunca si nos hemos acercado por ahí, y otro logro que me gustaría es ganar la medalla de oro y conseguir un buen puesto en un campeonato mundial, pasar las semifinales, que siempre quedamos quintos y nunca hemos pasado a semis. Aunque quedar quinto del mundo es mucho, pero me gustaría como entrenador que el equipo estuviera en semifinales, por lo menos. Y optar por la medalla.