José Luis Guadalupe lleva siendo técnico del Ademi desde hace ya muchos años. El Ademi es el club de deportistas con diversidad funcional más importante de Canarias, y está entre los mejores de España. A sus órdenes se encuentran nadadores de la talla de Michelle Alonso o Judit Rolo, que en 2016 lo llevaron a los Juegos Paralímpicos de Río. Una experiencia “máxima” para entrenador y deportistas, a los que intenta transmitir el valor clave de que todos somos iguales. Destaca la evolución de Michelle no sólo en el deporte, sino también como persona, y pone como objetivo prioritario de este verano el europeo de Dublín, adonde acudirán cinco nadadores del Ademi, una cifra histórica para el club. Sin embargo, echa en falta el trabajo de cantera por falta de recursos, que no siempre llegan desde las empresas e instituciones.

1. Los chicos del Ademi no paran de ganar medallas en todas las categorías, estilos y distancias. ¿Cómo hace para mantener motivado a un grupo que ya lo ha ganado prácticamente todo?

La motivación depende mucho de la propia forma y capacidad de los nadadores, pero generalmente no sólo con los entrenos, sino con las actividades que se puedan buscar relacionadas con los entrenos. Entonces la semana pasada, para empezar el último macrociclo que nos va a llevar al Campeonato de Dublín, pues los dos primeros días fuimos a hacer trabajo aeróbico a la playa. Que no íbamos a la playa desde el año pasado, fue un cambio y esa pequeña diferencia hizo que empezáramos esta parte de la preparación ya específica con más motivación. En el caso de Michelle, la convencí para que fuera a la playa pero además llevara la cola que ella tiene de sirena y en Las Teresitas se puso a nadar como una sirena, que hay un par de vídeos por ahí ya, y eso también la refuerza para poder exigirle y después rendir en entrenamiento.

2. En 2016 acudió con ellos a los Juegos de Río. ¿Qué significó esta participación en unos Juegos Paralímpicos, y más con los resultados que obtuvieron?

Significó lo máximo que puede significar para un deportista, y para un entrenador. Participar en unos Juegos Paralímpicos y además con la suerte de que fueron dos nadadoras que entrenamos, y además con la satisfacción de conseguir lo máximo, que fue el oro paralímpico, que es la máxima distinción, o el máximo resultado que puede conseguir un deportista que puede conseguir un deportista. Y para nosotros esto es un orgullo y saber que se pueden conseguir las cosas con mucho esfuerzo y dedicación.

3. ¿Cuáles son los valores que intenta transmitir a los chicos y chicas a través del deporte?

Sobre todo, que nadie es superior a nadie, que todos somos iguales, y que a todos nos cuesta lo mismo, incluso a veces les digo que no más que los demás. Porque aunque hayan personas con discapacidad, también son capaces en otros sentido, a veces más que las personas sin discapacidad. Entonces lo que sí quiero es que todos valoren que todos somos iguales, y que todo se puede conseguir con esfuerzo, dedicación y focalización o perseverancia. El que quiere algo tiene que dedicarse en exclusiva a estos niveles. Después, depende otros deportistas, otros nadadores no llegan a tanto nivel también, aparte por sus cualidades físicas, porque no se dedican tanto y porque tienen otras preferencias, otras prioridades. Pero los valores que se intentan transmitir es la igualdad en el deporte.

4. A pesar de ser uno de los mejores clubes de Canarias, el Ademi no siempre ha recibido los apoyos necesarios por parte de las instituciones para poder seguir creciendo. ¿Qué les diría para convencerles de que ese sostén es importante?

Está claro que es un problema de nuestra sociedad porque es muy difícil que las empresas se involucren con la actividad para personas con discapacidad, con la actividad física, y con la captación de deportistas con discapacidad. Sobre todo porque después empresas dan dinero o patrocinan a deportistas por el impacto mediático como son futbolistas, o jugadores de baloncesto, pero apenas patrocinan a deportistas de más nivel deportivo incluso que los futbolistas, por no ser un deporte mayoritario, por estar en una sociedad que sólo vive por el fútbol y por el baloncesto, casi por el fútbol. Muy diferente a países como Inglaterra que tanto olímpicos como paralímpicos comparten las mismas instalaciones, los mismos entrenadores, los mismos sistemas, los mismos recursos. Y Australia, por ejemplo, Holanda, siguen esos pasos. En los países latinos, no sé por qué, la sociedad no ayuda en nada y un ejemplo de la sociedad son las empresas. A través del Gobierno se debería potenciar esta igualdad, que creo que lo están haciendo, pero ya es cuestión de las propias empresas que favorezcan esto y de los clubes que trabajen para la captación de empresas.

5. Michelle Alonso es una de las figuras más conocidas y visibles de su trabajo. ¿Cómo ha sido su evolución a lo largo de los años que lleva trabajando con ella?

La evolución de Michelle a lo largo de estos años ha sido espectacular, porque ella desde pequeñita está muy, muy protegida por su familia y tenía muy pocos recursos sociales, bueno, nulos recursos sociales. Y a lo largo de los años, con tantas competiciones, con tantas convivencias, tanto viajar, pues ha desarrollado un poquito la habilidad social, se expresa mejor, es capaz de desenvolverse casi sola en todos los aspectos, aunque le faltan todavía las habilidades sociales de comunicación, de relaciones, de entender cuándo la gente va con maldad o no va con maldad. Pero en cuestión de expresarse, el deporte le ha ayudado muchísimo, y también ella ha crecido con el deporte.

6. ¿Cómo son los entrenamientos antes de una competición importante, tanto para ella como para el resto?

Como todas las planificaciones de cualquier deportista de alto nivel. Tiene una planificación a lo largo de todo el año y los picos de esa planificación suelen ser en invierno, en los campeonatos de invierno, y en verano, con los campeonatos nacionales, europeos o mundiales, o paralímpicos. En este caso tenemos un europeo en Dublín en agosto, entonces este año, después del Mundial de México, que se retrasó por el terremoto en México hasta diciembre, pues este año la planificación empezó en enero hasta agosto, con tres ciclos de preparación y este ya estamos en el específico, con entrenamientos dedicados a su especialidad, que es la braza, a su rendimiento y a su potencia deportiva. Son muy específicos y a estas alturas ya toca trabajar mucho las capacidades físicas, como la potencia láctica, potencia aláctica, rendimiento de velocidad, la forma física, la potencia muscular, la reacción de velocidad… Un montón de cosas que tocan precisamente ahora, a final de temporada, y que son lo que más cuesta, pero a la vez son los entrenamientos más motivantes porque ya no es tanto volumen de metros, sino más específico, aunque se sufre también.

7. Dentro de esa preparación, ¿incluye el control de la alimentación y la suplementación?

Con Michelle sí que se controla bastante, bueno, con Michelle y Judit, a través del Comité Paralímpico Español y su servicio médico. Se le manda en función de la planificación de la temporada una suplementación, que varía mucho en relación a sus picos de la temporada. A principio es una suplementación básica, de mucho aporte de hidratos de carbono, o de aminoácidos para rendimiento cuando hace muchos metros, y cuando se acerca a competiciones pues ya varía mucho y solamente aminoácidos de ramificación, de absorción rápida, y mucha vitamina, y muchos productos para evitar lesiones y evitar resfriados y que rinda a final de temporada, porque cuando está en puesta a punto, generalmente el cuerpo de los deportistas está más debilitado, al hacer mucho trabajo de velocidad, de potencia láctica, de potencia aláctica. O sea, entrenamientos sin oxígeno en rendimientos cortos. Entonces eso hace que el cuerpo sea más sensible a coger gripe, a coger resfriados, a ponerse malos. Por eso la suplementación varía mucho y está muy controlada, tanto por el servicio médico como por mí como entrenador. Y además de eso la alimentación también es otro pilar importante, que en el caso de Michelle es importante, no está acostumbrada a una alimentación de deportista, y por ejemplo, tiene unos desayunos muy, muy pobres, por mucho que insistamos es muy difícil que haga unos desayunos adecuados. La alimentación del resto del día está bien, y eso es un caballo de batallas que siempre llevamos con ella, que es una de las patas de una mesa de su rendimiento deportivo, esa pata de la alimentación a veces falla un poquito, comparado con sus rivales que en se sentido están mucho más familiarizadas y educadas.

8. ¿Cree que es importante trabajar en la cantera de nadadores para crear un buen futuro dentro del club?

Pues claro, es fundamental. Pero los recursos que puede tener un club como el nuestro o un deporte como el nuestro, son muy limitados para captar cantera, porque ya de por sí es una población muy pequeña en comparación con personas sin discapacidad, y es muy difícil captar a gente joven con discapacidades tempranas por la sobreprotección de los padres y por no ponerles en conocimiento de que puedan realizar una actividad física desde jovencitos. Y eso ya es un trabajo que se ha de difundir en el sistema educativo nacional o canario, en nuestro caso, y aparte tener recursos e instalaciones para eso, que a veces estamos muy limitados porque tenemos muy pocos espacios para tener ese trabajo de cantera. Y eso se va a notar en estos tiempos con nuestro club y con nuestros nadadores, porque ahora mismo hay un salto generacional y no disponemos de un trabajo de cantera por eso, por falta de recursos, por falta de espacios, y por falta de medios, y ahora cuando se retiren los que están en lo alto, yo calculo que habrá cinco años en que el Ademi no tendrá natación representativa de tanto nivel.

9. ¿Cuáles son los objetivos del equipo para los próximos meses?

A nivel individual, lo que viene ahora son los europeos de Dublín, que es la primera vez que conseguimos como club, y es un hecho histórico que vayan cinco deportistas del Ademi, cinco nadadores. Michelle como representante de la federación de discapacidad intelectual, Judit y Guillermo Miquel como representantes de la federación de deportes para personas con discapacidad física, e Inés Rodríguez Martínez e Iván Fernández representando a la federación de deportistas con parálisis cerebral. Es un hecho histórico porque hasta ahora, nunca en Canarias, no sé si en la península, se ha conseguido que cinco nadadores de un mismo club acudan a un europeo paralímpico, un europeo de Dublín. Así que ese es el objetivo prioritario de esta temporada, y se ha conseguido gracias a acudir a Berlín, a la World Serie de Berlín el mes pasado. Y aunque se lo costearon los propios nadadores y técnicos gracias a eso el club ha conseguido tres nadadores más, aparte de Judit y Michelle, que acudan al Europeo. Una representación muy, muy importante e histórica.