Oihana Azkorbebeitia es veterinaria y madre de dos niños y aunque no sigue un plan estricto de entrenamiento, asegura que siempre que puede va al monte a correr con sus perras, una de sus grandes pasiones.

Para Oihana las competiciones en Euskadi son muy especiales, por el ambiente cálido que se respira y por la gran acogida de la gente. El año pasado fue la cuarta clasificada en Zegama en la categoría femenina y este fin de semana hará todo lo posible por subirse al podio o al menos disfrutar como en las últimas once ediciones en las que ha participado.

 

  • El pasado fin de semana te coronaste como campeona de Carreras Verticales por Montaña en Arredondo. ¿Prefieres los KV o las carreras de montaña de tirada larga?

A mí me encanta subir a cuatro patas. Subo muy a gusto, a mi ritmo, y las carreras con mucho desnivel son las que más me atraen. Quizás prefiero carreras de 20-30 km con grandes pendientes, pero los kilómetros verticales también me gustan mucho, por su explosividad.

  • Este año volverás a Zegama, donde conseguiste un cuarto puesto en la pasada edición. ¿Cómo te enfrentas a ella este año?

Zegama-Aizkorri es una carrera especial para mí en muchos sentidos. El ambiente que se vive es único en el mundo (la afición euskaldun es la mejor) y la carrera en sí es una pasada. Este año será mi Zegama número 11. Viendo un poco cómo fue todo el año pasado espero andar igual de bien y disfrutar como siempre. No me siento nada presionada por el nivel que habrá o por hacerlo bien, al contrario, eso me da más ganas de correr todavía.

  • Estás entre las favoritas, ¿qué significaría para ti una victoria en Zegama?

La victoria en Zegama es algo que a día de hoy no creo que sea posible lograr. Las chicas que participan son de muy alto nivel, corredoras que más o menos tienen encaminada su vida a entrenar y prepararse para las grandes carreras y yo no entro dentro de ese grupo selecto. Y tampoco quiero. Yo soy una chica, madre de dos diablillos, veterinaria de oficio que va a correr al monte con sus dos perras siempre que puede. No tengo entrenamientos definidos ni un pulsómetro que me diga lo que tengo que hacer. Me encanta el monte y correr por él pero sobre todo disfrutar a tope de la vida. Ganar en Zegama Aizkorri sería lo más.

 

“Mi objetivo es acabar las carreras sin lesionarme y con una sonrisa”

 

 

  • ¿Qué significa para ti competir en tu tierra?

Las carreras de Euskal Herria son mis favoritas. Me siento muy arropada por la gente. El ambiente es muy cálido comparado con otras carreras que he tenido la suerte de correr en Italia, España o Escocia.

  • De las pruebas que has ganado este año, ¿cuál ha sido para ti la más especial?

Este año llevo once carreras concluidas con once victorias. La más especial quizás es el campeonato de Euskal Herria disputado en Oñati (Gipuzkoa). La txapela de txapeldun de Euskal Herria es algo grande para nosotros.

  • ¿Cómo están siendo los entrenamientos de cara al resto del año?

Como os he comentado anteriormente yo no tengo entrenamiento definidos o encaminados a una carrera concreta. Este año la idea es hacer la Copa del Mundo. Empieza en Zegama y acabará en octubre con una carrera en Limone (Italia). Yo voy por sensaciones e intento hacer mis salidas al monte viendo un poco las características de mi siguiente carrera. Todo sobre la marcha disfrutando del momento, de mis montes y mis perras.

  • Esta mitad del año está siendo excelente para ti, con buenísimos resultados. ¿Cuál es tu objetivo más importante de esta temporada?

Este año igual que la anterior estoy disfrutando mucho de cada carrera y de cada viaje. Mi objetivo primordial es no lesionarme y acabar cada carrera de la Copa del Mundo con una sonrisa, independientemente del resultado.