Tras nueve meses de competición y más de una veintena de partidos, la Liga Heineken va a despedirse a lo grande con un duelo en el Estadio José Zorrilla el próximo sábado a las 18:00 entre los dos grandes dominadores de la competición de los últimos años: VRAC Quesos Entrepinares y SilverStorm El Salvador. Los dos equipos pucelanos se juegan mucho en este enfrentamiento, más allá del habitual derbi; los de Diego Merino podrían igualar el registro de títulos ligueros de sus vecinos, y los hombres de Juan Carlos Pérez colocarse como el club más laureado de la historia del rugby español, empatado con Arquitectura, con 9 preseas.

Los números juegan en esta ocasión del lado de los queseros, que afrontan su cuarta final de la temporada (ya han ganado SuperCopa, Copa Ibérica y Copa de S.M. El Rey), y su séptima final de Liga consecutiva con sólo un borrón en su expediente, la derrota en marzo ante la Unió Esportiva Santboiana 29-26. Lo que hace a este equipo ganador es la conjunción de una poderosa delantera, con una primera línea de combate de excepción con los hermanos Blanco y Barnes que cierra el australiano de ascendencia samoana Paila, y una tres cuartos de tryman natos, como John Wessel Bell, que ha terminado siendo el pichichi de la temporada con 22 ensayos, o Guillermo Mateu. Al pie están cubiertos por el bazooka de Gareth Griffiths, que cierra el círculo de un equipo con muy pocos puntos débiles.

Al otro lado del campo les esperarán sus vecinos y eternos rivales de SilverStorm El Salvador, dispuestos a aguar la temporada perfecta de los azulones y a recuperar un título que ya saben lo que es ganar hasta tres veces en los últimos 10 años. En su segunda final consecutiva los hombres de Juan Carlos Pérez contarán con la incorporación de Sam Katz como apertura y pateador estrella, que acompañado de Graaff, Kacilala, Rust, Blanco o Nuu forman una línea de tres cuartos temible. Delante los hombres de confianza de Pérez como Walker-Fitton (titular en 21 partidos y el jugador que más tiempo ha pasado esta temporada en el césped defendiendo la camiseta de su club), Wozniak, Foulds o Samuelu serán los encargados de cerrar defensas y montar la primera línea de caballería.