El 8 de septiembre se celebra en Navarra la vigésimo quinta edición de Larra Larrau, una de las Gran Fondo más exigentes por su recorrido pero también de las más espectaculares debido a los paisajes que deja a su paso.

Con dos recorridos, uno de 146 y otro de 100 kilómetros, esta marcha cicloturista no es una “carrera” como dicen desde la propia organización, dado que la toma de tiempos es opcional para aquellos participantes que así lo deseen.

Con tres grandes puertos de subida, Piedra San Martín, Issarbe y Larrau, dependiendo del recorrido escogido pueden realizarse 30 ó 40 km de ascensión. En el caso de la prueba larga de 146 km, el desnivel acumulado es de 3780 m, mientras que en el recorrido de 100 km, el desnivel es de 2581 m, lo que supone todo un reto para las piernas de los ciclistas que decidan realizar uno de los dos circuitos.

Para paliar un poco las subidas que se encontrarán en el camino, habrá avituallamientos líquidos y sólidos en las cimas de las tres grandes ascensiones: la Piedra de San Martín, Issarbe y Larrau, que favorecerán la recuperación de los ciclistas.

La entrega de dorsales se realizará el viernes 7 de septiembre y el sábado 8, previo a la salida. El viernes será de 17:30 a 21 h, mientras que el sábado el horario será de 7:30 a 9:30 h en el caso del recorrido corto, y de 7:30 a 8:30 h para el recorrido largo.

Así, la salida de los 146 km se dará a las 9:00h, mientras que a las 10:00h se dará la salida de los 100 km. Este año, además, habrá una novedad y es el tiempo de corte en el km 58,5, en Issarbe, que se realizará a las 12:00h. A partir de esa hora, la subida a Issarbe estará cerrada, y el recorrido seguirá en dirección Tardest-Licq.

Una edición especial la de este año, dado que cumple su cumpleaños número 25, que será conmemorada incluso por la ONCE en su cupón para el día 9 de septiembre.