http://misatletas.blogspot.com.es

Un palmarés encomiable acompaña a la atleta/duatleta Almudena Rodríguez. Siempre luchando por estar en lo más alto y esforzándose al máximo para conseguir grandes éxitos. En los próximos días volverá a estar presente en la Carrera de la Mujer de Sevilla que se celebra este domingo 8 de octubre y hemos aprovechado para hablar un poco con ella. Esto es lo que nos ha contado:

Te iniciaste en esto del deporte desde muy pequeña, ¿cómo fue?
Desde pequeñita no paraba quieta y creo que mis padres vieron el cielo abierto cuando desde el colegio los llamaron para decirles que tenía cualidades de atleta (había participado en una carrera popular con el colegio y había entrado tercera).

Durante tu carrera has tenido muchos altibajos por lesiones, desengaños… pero, ¿cuál ha sido tu mejor momento?
Siempre he pensado que por cada mil momentos malos sólo hay uno bueno, pero es tan tan bueno que todos los anteriores se olvidan. Solo hay que perseverar y tener confianza.
Sin duda, los peores momentos son los que tus límites no te los impones tú, te vienen desde fuera. Me he quedado varios años fuera de la selección por diversos motivos ajenos a mí.

¿Cuál ha sido la prueba más emocionante que has disputado?
Todos y cada uno de mis campeonatos han sido en ese momento lo más emocionantes que podía tener, son largos días, meses y años de entrenamiento como para no creer que esa prueba es lo mejor que puede pasarte.

Has sido varias veces ganadora de la Carrera de la Mujer de Sevilla, ¿qué se siente?
Llegar a meta primera entre tantas mujeres es la mejor manera que tengo de unirme a la lucha que mantienen muchas mujeres contra el cáncer de mama. Creo que describir esa sensación de esfuerzo, orgullo y recompensa puede ser algo parecido a lo que quiero que experimenten esas mujeres tan fuertes a las que admiro, entre ellas; mi madre.

¿Qué esperas de esta nueva edición de la Carrera de la Mujer?
Sólo decirte que he ganado la carrera durante los 3 últimos años impares y este año es 2017…

Una frase que te motive o que te haya marcado…
No entregarte al 100% es una manera de sacrificar tu don.