José Luis Posado lleva más de veinte años corriendo, un deporte que le fue enganchando cada vez más. Comenzó con distancias más cortas, hasta acabar disputando competiciones de 100 km, 24 y 48 horas e incluso de 6 días.

El ultrafondista zamorano ha competido en lugares tan increíbles como el Desierto del Sáhara y ha recorrido distancias de más de 250 kilómetros. Un auténtico deportista que el pasado año consiguió alzarse con una meritoria cuarta plaza en el campeonato del mundo de 24 horas.

 

  • ¿Cuál fue la primera carrera en la que participaste?

Fue en diciembre del año 1995, concretamente en la Carrera de Canillejas de Madrid.

  • ¿Cómo fue tu evolución hasta convertirte en ultrafondista?

Empecé a competir en pruebas cortas de 8, 10 y 12 kilómetros, pero no quedaba muy bien situado en las clasificaciones. Por ello, me puse a entrenar con más ganas, ilusión y motivación para hacerlo cada vez mejor y en cada prueba fui mejorando, hasta hacer pruebas de medio fondo, fondo y ultrafondo (100 kilómetros, 24 horas, 48 horas y 6 días). En 2002 conseguí ser internacional por primera vez en el Campeonato de Europa de 100 kilómetros en Holanda, repitiendo en Moscú al año siguiente, ambas con la Selección Absoluta, anotando mi mejor marca de 100 km en 7 horas y 28 minutos.

  • Has llegado a competir en lugares como el Desierto del Sáhara, en el Maratón de Sables, ¿cómo fue esa experiencia?

Sin duda, la prueba más dura en la que he participado hasta ahora. La experiencia fue muy buena, de hecho, mi idea es repetir por tercera vez, ya que para mí es la prueba por etapas más dura del mundo. En mi primera experiencia no me fue muy bien, porque no fui preparado en el tema de alimentación deportiva y sufrí también una inoportuna caída, con una luxación bastante grave en las costillas que me impedía respirar bien. En esa ocasión no quedé muy bien clasificado, así que al año siguiente me resarcí y fui desde la primera etapa a luchar, para quedar lo mejor clasificado posible, logrando terminar en la posición 37 de 612 participantes.

  • ¿Cómo se afronta un reto de 24 horas corriendo?

Sobre todo, con una mentalidad muy fuerte. Dicen que la fuerza reside en el poder de la mente y es muy cierta esa frase. Yo no duermo en ninguna, pues te priva de hacer más kilómetros y si quieres pasar de los 200, tiene que ser así. Es más, en las pruebas de 48 horas tampoco duermo. Obviamente, en las de 6 días si duermo; en mi primera prueba, donde batí el récord de España, dormí solo 8 horas durante los 6 días.

 

“Me gustaría dar la vuelta completa a Gran Canaria”

 

  • Para realizar retos de esta envergadura se requiere mucha constancia y disciplina, ¿qué es lo más duro en tu caso?

La constancia día a día, cuidar al máximo la alimentación y madrugar mucho para que los entrenos no entorpezcan mi horario de trabajo. Solemos entrenar la mayor parte de los días a las 6 de la madrugada y los domingos a las 9, donde aprovechamos para hacer nuestros rodajes largos. Y obviamente teniendo que afrontar en el invierno temperaturas por debajo de cero grados.

  • Tu pareja también es ultrafondista, ¿cuáles dirías que son sus mayores cualidades a nivel deportivo?

Es muy fuerte mentalmente. Ella es brasileña y lógicamente la ha costado y mucho adaptarse a temperaturas tan bajas, entrenando hasta 7 grados bajo cero, por zonas oscuras y con la ayuda de linternas frontales.

 

“Compartir equipo con mi mujer es lo mejor que me ha pasado en mi vida deportiva”

 

  • ¿Consideras una ventaja compartir equipo con ella?

Muchísimo, y podría decir que es lo mejor que me ha pasado y acontecido en mi vida deportiva como ultrafondista. Es una grandísima ayuda, ya que en Brasil el ultrafondo se vive intensamente. Hemos unido sus entrenamientos de allí con los que yo ya tenía y eso nos ha hecho progresar aun más.

  • Has conseguido increíbles hazañas a lo largo de tu trayectoria deportiva, como la de los 256 km entre Zamora y el pico del Angliru, en Asturias, ¿tienes algún reto más en mente que te gustaría cumplir?

Sí y lo tengo claro. Me gustaría dar la vuelta completa a la isla de Gran Canaria junto a mi pareja. Para eso debemos encontrar ayuda logística, patrocinadores y apoyo del ultrafondo canario y de las instituciones.