Tamara Sanfabio corre desde que era niña. Con dieciséis años comenzó a disputar carreras populares y en 2010 decidió dar el salto a la distancia de maratón, proclamándose en 2011 campeona de España de esta modalidad. La atleta madrileña ha disputado numerosos campeonatos y pruebas a lo largo de su trayectoria, como la Maratón de Nueva York, que asegura que fue una de sus mejores experiencias deportivas.

La maratoniana estará este fin de semana en la línea de salida del Rock and Roll Madrid Maratón, con la intención de disfrutarlo al máximo e intentar acabar entre las primeras posiciones.

 

  • En el año 2011 te proclamaste campeona de España de Maratón, ¿cómo fueron tus inicios en el atletismo y cómo valoras tu evolución hasta llegar a ser una de las mejores maratonianas españolas?

Empecé a correr por casualidad, nadábamos a nivel escuela, pero al pasar con 15-16 años a un grupo de adultos dejó de atraernos la actividad. Encontramos la alternativa perfecta en las carreras populares. Al principio hacía un poco de todo, principalmente carreras de todas las distancias, y me fui especializando en medio fondo. En 2001 con la aparición del 3000 metros obstáculos femenino me coloqué entre las mejores atletas nacionales, hasta que en 2010, con motivo del campeonato de Europa de Barcelona decidí probar suerte en Maratón.

  • ¿Qué crees que es lo que te ha hecho destacar en este deporte?

Fundamentalmente, la constancia. Siempre digo que soy un “burro veloz”. He conocido a atletas con mejores cualidades que yo, pero que o bien no han tenido continuidad o motivación para seguir.

  • ¿Es fácil compaginar los entrenamientos con la vida personal y laboral?

Ni fácil ni imposible. Todo depende del trabajo que realices, donde vivas y los años que tengas. Yo siempre he compatibilizado entrenamientos con estudios o trabajo, pero nunca con una jornada de 8 horas. También en una gran ciudad como Madrid, los desplazamientos complican un poco el poder compatibilizar. Y por otra parte, con los años, sí es cierto que cuesta más. La recuperación también es más difícil de llevar.

  • Has llegado a decir que tu vida es el deporte, ¿qué te aporta para que se convierta en algo tan esencial para ti?

Todo. Es mi hobbie y mi dedicación. Soy maestra en Educación Física y Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Aunque aún no he ejercido como docente. Ahora trabajo como entrenadora personal.

  • En 2017 participaste en el Maratón de Nueva York, quedando en una increíble 36ª posición, ¿cómo viviste esa experiencia?

Fue una experiencia maravillosa. No quería que acabara nunca y a la vez estaba deseando pisar la meta del Central Park. Nunca había vivido nada parecido, los 42 kilómetros pasaron volando gracias a que casi no había ni un metro sin animación. Nunca incito a la gente a correr maratón, creo que hay más distancias, pero la maratón de Nueva York es una experiencia única.

  • Y el pasado año te subiste también al segundo cajón del podio en el Rock and Roll Maratón de Madrid, ¿qué te pareció la prueba?

También me encantó. Llegaba justa de preparación. Pero quería correr la maratón de mi ciudad, con mi familia y amigos animándome. Se me hizo dura, porque lo es, pero terminé feliz.

  • ¿Qué sentiste al subirte al podio en una carrera tan multitudinaria?

Bueno, pódium “honorífico” porque sólo se realizó pódium de la categoría “élite”, en donde las chicas tenían una salida aparte, yo decidí correr con el pelotón y fui segunda de la “salida popular”, hasta el km25 iba en primera posición, que era parte del objetivo. Terminar, ya fuera primera o segunda, me hizo igual de feliz. Siempre digo que la meta es la victoria.

  • ¿Cómo sueles prepararte para grandes pruebas?

Normalmente hago preparación inversa, yendo de lo más general a lo más específico. Si preparo maratón, una primera parte más general, con más acondicionamiento físico y distancias cortas y poco a poco ir trabajando el ritmo competición en series largas y tiradas controladas.

  • Este fin de semana participarás de nuevo en el Rock and Roll Madrid Maratón, esta vez en la distancia de medio maratón, ¿alguna estrategia pensada para afrontar esos 21 kilómetros y volverte a subir al podio madrileño?

Intentaré llevar un ritmo constante, regulando en las subidas e incrementar un poco en la última parte, algo más favorable, si me quedan fuerzas. Y sobre todo disfrutar que esta edición pasa muy cerca de casa de mi madre.

  • ¿Tienes algún sueño a nivel deportivo que te gustaría llegar a cumplir?

Ahora mismo, creo que lo que más ilusión me haría sería ganar una maratón. Y a largo plazo poder correr todas las Majors, que me quedan 4.