El tinerfeño Vicente Hernández sigue demostrando que puede estar entre los diez mejores del mundo. El triatleta profesional no pudo acabar de mejor forma la temporada: medalla de plata en la Copa del Mundo de Miyazaki, Japón, un merecido y logrado podio para concluir un intenso año de trabajo.

Este joven deportista es el claro ejemplo del esfuerzo, la constancia y la disciplina. Una profesión sacrificada que le lleva a pasar mucho tiempo fuera de casa, por lo que intenta disfrutar al máximo de todos los momentos que pasa en Tenerife.

 

  • Qué objetivos te planteaste al principio de la temporada

Quería terminar en el Top10 mundial y finalmente fui el 13, bastante cerca del objetivo. También quería hacer alguna medalla internacional, un buen campeonato de Europa y debutar en Media Distancia, que lo pude conseguir.

  • Una profesión como la tuya, en la que no paras de viajar y entrenar, ¿cómo se compagina con la vida personal?

Intento sacar tiempo para los amigos y por suerte mi pareja tiene la misma profesión que yo. No es fácil porque hay que entrenar muchas horas al día y el tiempo que sobra debería de ser para descansar, pero creo que un cuerpo no es sano si no tiene una mente sana y los ratos de desconexión que te da la vida personal tienen que formar parte de la rutina.

  • ¿Cómo valoras esta última temporada de triatlón?

Hago un balance positivo. Empecé lesionado y sin oportunidad de dar lo mejor de mí en las primeras pruebas del mundial, pero a medida que acumulé entrenamientos las cosas fueron saliendo y acabé la temporada en un muy buen estado de forma. Logré muchos objetivos de los que me había propuesto y me quedé cerca de otros. Terminé satisfecho.

  • ¿Te imaginaste alguna vez participar en unas Olimpiadas?

Cuando empecé en este deporte o desde pequeño no me lo imaginaba. Después te vas dando cuenta de que es algo posible y lo enfocas como un sueño que se puede hacer realidad. Es muy ilusionante el camino hasta llegar a los JJ.OO.

  • ¿Cómo fue esa experiencia en Río 2016?

Fue muy buena, vivirla desde dentro fue especial. Compañeros que vivieron los anteriores Juegos ya me habían hablado de ellos y habían conseguido que me los imaginase, pero es evidente que sentirlos en primera persona es mucho mejor. Es un evento deportivo gigantesco y poder mezclarte con deportistas de otras disciplinas lo hace especial.

  • Las exigencias para un triatleta profesional son altísimas, ¿tú también te exiges mucho a ti mismo?

Sí, soy bastante autoexigente. Me gusta hacer las cosas bien y sentir que estoy trabajando bien para conseguir algo. Creo que es muy importante la constancia e intentar día a día mejorar tu versión. En exceso es malo pero en su medida justa, ayuda.

  • ¿Cómo llevas lo de pasar tanto tiempo fuera de casa?

Lo llevo bien, me gusta mucho viajar y disfruto mucho con lo que hago en el día a día. Me gustaría pasar más tiempo en Tenerife del que paso, pero no puedo por el calendario y la cantidad de desplazamientos que tengo que hacer durante la temporada.

  • Ya has participado en unas Olimpiadas, un sueño cumplido, ¿algún otro sueño que te quede por cumplir?

Sí, tengo muchos sueños por cumplir y no solo relacionados con el deporte. Eso es lo que da fuerzas y ganas en el día a día.

  • Un triatleta profesional como tú, acostumbrado a competir por todo el mundo, ¿qué siente al volver a su tierra por Navidad y correr la tradicional San Silvestre?

Es un lujo. Correr por las calles de La Laguna, un Patrimonio Histórico de la Humanidad, con familiares, amigos y compañeros con los que empecé que están participando o viendo, me encanta. Ojalá pueda seguir corriéndola muchos años.

  • ¿Cómo aprovechas esos pocos días que puedes pasar en tu casa?

Depende del momento de la temporada en el que me encuentre. Si estoy en plena temporada, hago mi rutina y cuando puedo me intento reunir con amigos y familia. Si estoy fuera de ella, intento aprovechar el mayor tiempo posible con ellos o visitando lugares que me apetezcan de la isla, haciendo surf…

 

Un deportista de élite que ha trabajado muy duro para llegar a estar entre los trece mejores del mundo. Grandísimo triatleta y mejor persona: seguro que “Chente” Hernández seguirá cosechando innumerables éxitos a lo largo de su carrera profesional.