Jornada histórica la que hemos vivido hoy en el Anaheim Convention Center, California, donde Lidia Valentín Pérez (Camponaraya, 32 años), se ha proclamado Campeona del Mundo Absoluta en la categoría de hasta 75 kilos con un Total Olímpico de 258 Kg.

Es la primera vez que una halterófila española gana una medalla de oro en un mundial absoluto, tanto en categoría femenina como en masculina, y ella lo ha hecho hasta en tres ocasiones. La primera de las medallas llegaba con la Arrancada, donde no ha tenido rival alguna, ya que, con el primer intento de Lidia con 110 kilos, se proclamaba campeona en esta modalidad, al superar en 2 kilos a la segunda clasificada, la ecuatoriana Neisi Patricia Dajomes Barrera. Con una seguridad aplastante, y bajo el silencio sepulcral del público asistente a la competición, Lydia acudía a la barra para levantar de forma espectacular, 115 y 118 kilos en su segundo y tercer intento, respectivamente.

Con una diferencia de 10 kilos con respecto a Neisi tras la Arrancada, Valentín tenía serias opciones de llevarse el título mundial, pero antes tenía que pasar por el Dos Tiempos. La segunda medalla llegaba en esta modalidad, donde Lidia ha tenido un poco más de competencia, pero eso no ha sido impedimento para que también se hiciera con el oro con 140 kilos. El primer intento lo hizo con 130 kilos, para pasar a 135 en el segundo, que, tras hacerlos válidos, Lidia ya se convertía en Campeona del Mundo, tanto en Dos Tiempos como en Total Olímpico, y conseguía su tercera medalla de oro, y la más importante de las tres. No quiso renunciar a su tercer intento, pese a que ya no le hacía falta, y solicitó 140 kilos. De nuevo un silencio asombroso y, cuando Lidia hizo el movimiento válido, el pabellón empezó a rugir como si de una halterófila local se tratase, y se vino abajo cuando hizo su gesto característico: el corazón con las manos.

Lidia no se creía lo que acababa de conseguir y no pudo aguantar las lágrimas cuando subió  a  lo  más  alto  del  podio  y  le  entregó  la  medalla  el  Presidente  de  la  Federación Internacional (IWF), Tamas Ajan. Tras un pequeño problema con el himno de España, que no se sincronizó con la izada de  la  Bandera,  le  preguntamos  que  con  qué  palabra  resumiría  todo  lo  sucedido;  le  salió  un claro y rotundo “Increíble”. Este ha sido un año espectacular para Lidia Valentín, ya que, además de estas medallas mundiales, en abril, se proclamó por tercera vez Campeona de Europa Absoluta.